Regresar

Por Pablo Cateriano

Enero 31, 2024

El regreso de un gigante

Esta mañana el mundo de la Relaciones Públicas amaneció alborotado. WPP, uno de los mayores holding de comunicaciones del mundo, anunció la fusión de dos de sus más grandes empresas de PR en el planeta: BCW (antes Burson Cohn&Wolfe) y Hill&Knnowlton. La nueva empresa se llamará Burson, en recuerdo del afamado relacionista público Harlod Burson, fundador de la emblemática Burson-Marsteller. Tras la fusión se convertirá en la agencia número uno, con una facturación superior a los 1,300 millones de dólares anuales. Superará a Edelman, líder indiscutida durante los últimos años y cuya facturación anual bordea los 1,000 millones.

El nuevo director ejecutivo global será Corey duBrowa, actual director global de BCW, y la nueva presidenta será Ana María DeSalva, presidenta y directora ejecutiva global de Hill & Knowlton. Menuda tarea que tendrán por delante. 

Se trata sin duda de una jugada muy audaz de parte de WPP, empresa que reúne agencias de medios, publicidad, investigación de mercados y Relaciones Públicas alrededor del mundo, que en total facturan alrededor de 20,000 millones de dólares. Forma parte de las denominadas “Big Five”, junto con Publicis, Interpublic Group of Companies, Omnicom y Dentsu. Una verdadera aplanadora.

Mark Read, CEO de WPP, ya le adelantó a PRWeek que “la nueva agencia será abanderada de una oferta de comunicaciones de servicio completo, más moderna, estratégica e impulsada en la industria por la tecnología”. La nueva Burson, que estará operativa como tal a partir del 1 de julio de este año, atenderá en 43 países y contará con más de seis mil empleados.

En realidad se trata del regreso de un gigante: Harold Burson, quien empezó en 1946 con una empresa unipersonal, Harold Burson Public Relations. Y adquirió notoriedad mundial tras asociarse en 1952 con el publicista William Marsteller y fundar Burson-Marsteller. Fue la primera agencia de Relaciones Públicas en salir de Estados Unidos. La primera en facturar más de 100 millones de dólares anuales. Y en su momento, también la primera en el mundo. En 1999, PRWeek lo nombró el empresario “más influyente del siglo XX”. Bienvenido a la cancha nuevamente, Harold. Te habíamos echado de menos.